gipuzkoakultura.net

Logo de la Diputación Foral de Gipuzkoa
Logotipo gipuzkoakultura
domingo 19 noviembre 2017
Gipuzkoa 1936

PUBLICIDAD recorte

FOTOGRAFÍAS

  • foto
  • foto

Miércoles, 2 de septiembre de 1936

Páginas:

FRENTE POPULAR
ANO I
DIARIO DE LA REPUBLICA
NUMERO 38

Redacción, Oficinas y Talleres:
Garibay, 34.
Teléfonos: 14.621 y 14.634
San Sebastián, miércoles, 2 Septiembre 1936


EN LOS FRENTES DE COMBATE
Otro violentísimo ataque faccioso es rechazado briosamente por las milicias que operan en la línea de Irún

Los rebeldes acumularon toda clase de elementos de combate, pero su desesperado esfuerzo se estrelló contra el heroísmo inenarrable de los combatientes ciudadanos.-Nuestras fuerzas infligieron al enemigo una nueva y terrible derrota que ha diezmado sus filas.-Eficacísima intervención de nuestros aviones, que abrieron brechas terribles con bombas y ráfagas de ametralladora.-En Andazarrate es rechazada, con numerosas bajas, una columna requeté, d irigida por Juan Pablo Lojendio.-Sin novedad en otros frentes


FRENTE NORTE

UN NUEVO ATAQUE
La jornada de ayer había de constituir otra gesta heroica en la serie de espléndidas hazañas que han llenado de gloria a la muy ejemplar ciudad de Irún.

Los mandos leales no estaban desprevenidos. Preparados a todo evento, saben bien que la sorpresa es arma esencial en la lucha, y tenían tomadas todas las previsiones.

Apenas había amanecido, las posiciones leales fueron objeto de otro durísimo ataque de los facciosos, no escarmetnados todavía, según parece, del terrible castigo que se les había infligido en la semana anterior.

La batalla se generalizó al amanecer. Ya hablaremos después de las características de la lucha, de su amplitud, de su intensidad y de sus efectos.


UNA ORDEN PERENTORIA
El ex general Franco, ese monstruo de soberbia que ha creído empresa fácil y hacedora dominar a España, había transmitido a los mandos peninsulares facciosos una orden terminante:

“El martes, inexcusablemente, Irún ha de estar en nuestro poder.”

La disciplina militar es rígida. El martes tenía que estar Irún en poder de los facciosos. Era preciso poner toda la carne en el asador. Fuera como fuese, el martes los rebeldes habían de sentar su planta en la incomparable ciudad fronteriza.

Franco no contaba con el valor de los defensores de la ciudadanía. Para neutralizar la valentía de nuestras ropas, para derribar una resistencia ya cuatro veces heróica, hacían falta algunos elemenots más que los que tienen los rebeldes. Hacía falta una cosa que no pueden tener: heroismo. El heroismo no se anida nunca en los pechos mercenarios.


SE ACUMULAN ELEMENTOS
Bien pronto pudimos comprender que los facciosos intentaban una acción decisiva sobre la línea de combate del frente irunés. Tanques, ametralladoras, cañones, aviación, una columna motorizada, eran argumentos más que sobrados para inquietar la voluntad más fuerte.

Todo eso pusieron en acción los rebeldes. Desde primera hora de la mañana comenzaron a movilizarse, para dar la batalla definitiva a nuestras bravas gentes. Desde “Puntxa” a “Saroya”, pasando por San Marcial, una cortina de fuego y plomo señaló el principio de las hostilidades.

Las milicias ciudadanas y fuerzas adictas replicaron con toda energía. Era el comienzo y había que dar la sensación de nuestra fortaleza.


SE GENERALIZA LA BATALLA
A media mañana, el frente irunés era otra vez escenario de una contienda épica, en la que el ardor combativo y el denuedo de nuestras fuerzas iba conteniendo la furia de un ataque encuadrado en el máximo de elementos.

Cuando más furiosa era la lucha, aparecieron los aviones facciosos, que bombardearon intensamente, no tan sólo la población civil de Irún, sino la línea de posiciones leales. El fuego de cañón intervino también en el ataque de los rebeldes.

La armonía bárbara de la guerra adquirió un ritmo y una intensidad dantesca. Allí se luchaba con furia, con rencor, con odio. Nuestros hombres eran la estampa viva del heroismo. Las caras hoscas y duras, el pulso firme, el corazón enérgico, los torsos sudorosos por el esfuerzo, la frente contraída, el rostro rojo y cobrizo bajo el calor del sol y el vaho de la pólvora.


NO HAY QUIEN PASE
Ataque combinado de aire y de tierra, de motor y cañón, tan rudo, tan intenso, tan terrible, no se había producido hasta entonces. Superaba en mucho a los que habíamos tenido que soportar días anteriores. Hubo instantes en que, por convenienicas tácticas, destacamentos de la cuenca que se abre entre Saroya y San Marcial simularon repliegues con objeto de aumentar la peligrosidad y eficacia de la réplica.

Era la hora caliente del mediodía.Los mandos facciosos cayeron en la emboscada y precipitaron a sus gentes por la abertura. Las laderas de San Marcial, la hondonada de “Saroya” y los bajos de “Puntxa” parecían arder. Era un ascua bélica toda aquella zona, sembrada de muerte por las balas, los obuses y las bombas.

La emboscada, intuída tan astutamente por nuestras fuerzas, surgida de un momento de inspiración sobre el propio terreno de lucha, iba a convertirse en tumba de muchos facciosos. Cuando éstos penetraban jubilosos en la cuenca, creídos ya su victoria definitiva, se produjo un violentísimo contraataque de nuestra muchachada.

De uno y otro lado de la abertura, las milicias lanzaban gritos guerreros, como consignas dedicadas a los que habían hecho el replieque:

-¡Adelante, compañeros! Aquí estamos nosotros. ¡Al ataque! ¡Viva la República! ¡Viva la Libertad! ¡Al ataque!

Los rebeldes cogidos por ambos flancos y atacados a la vez por el frente, ni siquiera intentaron resistir. Una lluvia mortífera caía sobre ellos, diezmando sus filas. Replegáronse precipitadamente e iniciaron una precipitada huída. Aún era peor. Fusiles y ametralladoras leales disparaban sin tregua sobre ellos. Era un callejón sin salida. Pudieron calcularse los que entraron por la abertura. No se pueden calcular cuántos regresaron.

Fué otra matanza. Por aquel lado, el ataque quedaba rechazado y las fuerzas facciosas quebrantadísimas. Los milicianos, jubilosos de su triunfo, se abrazaban momentos después, diciendo:

-Por aquí no hay quien pase sin permiso. Y en este portazgo están suprimidos los salvoconductos.


LEVE INTERVALO
Ya para entonces había intervenido eficazmente nuestra Aviación. Los aparatos leales llegaron en momento oportuno, y después de bombardear certeramente las posiciones enemigas, descargando algunas bombas sobre núcleos rebeldes, “ablandaron” la retaguardia y por último se dedicaron a localizar con sus artefactos la columna motorizada, en donde causaron importantes destrozos.

Casi al mismo tiempo que en la cuenca de “Saroya”, se libraba lo más agudo del combate en San Marcial y en “Puntxa”. Los rebeldes, diezmados por el fuego de nuestras baterías, desarticulados por la acción incesante de nuestros fusiles y ametralladoras, se veían obligados a retroceder, en franca fuga, desmoralizados por tan dura resistencia.

Los cañones leales habían intervenido también eficacísimamente en la lucha, apoyando la acción de nuestros fusileros. Los rebeldes no tuvieron ni tiempo ni moral para hacer una retirada táctica en regla. Se desbandaron a la desesperada y se internaban en los maizales o entre los macizos de pinos, para librarse de la muerte.

-¿Serán legionarios? –preguntaba un miliciano, con ese buen humor que tienen tantos bravos muchachos incluso en las horas más duras de la pelea-. ¡Pues corren como galgos!

El repliegue de los facciosos se hizo en toda la línea. El número de bajas que sufrieron es incalculable. Pero puede afirmarse que superaba en mucho al de días anteriores.

Después de esta intensísima acción, que duró más de cuatro horas, sobrevino un breve paréntesis de descanso. ¿Habrían desistido los rebeldes de su ataque? ¿Querían los mandos rehacer sus columnas para otra ofensiva a la desesperada? Pronto habría de verse.


EL ULTIMO ATAQUE
El reposo fué bien corto. Apenas si las gentes leales habían tenido tiempo de comer cuando ya estaban de nuevo encima los facciosos. Se desarrolló entonces otro ataque tan enérgico, fuerte y extenso como el de la mañana. Y la réplica de la ciudadanía no fué ni menos fuerte ni menos eficaz.

Otra vez intervinieron en la terrible pugna todos los elementos de combate de que disponían los rebeldes, pertrechados para la toma de Irún de tal manera que tan sólo el heroísmo del pueblo en armas hubiera sido capaz de hacerles frente.

Pero la verdad es que el nuevo ataque no tan sólo fué mantenido, sino que constituyó para los rebeldes un fracaso que debieran tomar como lección dolorosa y definitiva.


LA AVIACION LEAL
Los cañones de las fuerzas adictas rugían con sus envios de metralla y de hierro. La artillería, en otra espléndida actuación, abría brechas terribles en las filas enemigas.

A media tarde, la lucha adquirió una intensidad inenarrable. Se veía que los facciosos realizaban un último y desesperado esfuerzo para ofrecer al general traidor un triunfo que tantas veces les había sido negado.

En ese instante decisivo, la aviación leal intervino de manera sencillamente espléndida. Después de descargar sus bombas sobre los atacantes y de hacer blancos sobre los atacantes y de hacer blancos magníficos, “picó” sobre las posiciones enmigas y en ráfagas de ametralladora sembró la muerte y el terror en las filas facciosas.

Aquello era demasiado para los pechos requetés. Una desbandada general se inició en toda la línea facciosa, que volvió a dejar el campo replegándose rápidamente a sus posiciones primitivas.

El arrojo de la ciudadanía combatiente triunfaba una vez más. El estandarte del heroísmo irunés ondeaba de nuevo sobre la cumbre gloriosa del monte de San Marcial. No habían pasado. No podían pasar. El traidor Franco perdía un botín de guerra al que atribuía sin duda importancia capital.

El fracaso faccioso de Irún, ¿era acaso el anuncio de otros fracasos definitivos que se han de ir produciendo a lo largo y a lo ancho del mapa de España?


LA MAS DURA BATALLA
La de ayer ha sido, sin duda, la más dura batalla que se ha desarrollado en los frentes del Norte español. Más dura y extensa, más profunda y terrible incluso que las que se ventilaron en el curso de la semana última.

Los facciosos, por lo visto, tenían que cumplir un plazo en el día de ayer. Les hacía falta tener en su poder Irún y la frontera. Por eso acumularon sobre las posicione leales todos los elementos de combate de que podía disponer un cuerpo de Ejército pertrechado a la perfección. Aviones, tanques, carros blindados, cañones, ametralladoras. Todo, en fin, el aparato bárbaro de la guerra.

Fracasaron en su último y definitivo intento. Y fracasaron con unas pérdidas terribles, porque desde nuestras posiciones pudo presenciarse la espantosa matanza que les hacía el fuego de nuestros fusiles y de nuestros cañones y ametralladoras; y las brechas espantosas que abrían en sus filas el bombardeo aéreo y las “ráfagas” de nuestros aviones.

No es fácil calcular el número de víctimas que tuvieron los rebeldes. Baste decir que, según todos los informes, superan con mucho, a las que se les hicieron en las más duras batallas de la semana anterior.


SE MANTIENE LA LINEA
Como final de la jornada de ayer, si hubiéramos de atenernos al formulismo oficial de la guerra, bastaría con imaginar el siguiente parte:

“Sin novedad en el frente.”

Y en efecto. No hubo novedad en el frente de Irún. No hubo novedad en cuanto a las líneas de combate, que era el objetivo perseguido por los facciosos. Se mantuvo una terrible y larga pelea, y al final del día nuestra línea de posiciones permanecía intacta. No se había retrocedido ni un solo paso.

¿Cabe mayor triunfo para los defensores de la ciudadanía?


FRENTE OCCIDENTAL

EN MANDUBIO Y VIDANIA
Durante el día de ayer hubo tranquilidad absolukta en toda la zona de Mandubio. No se hizo ni un solo disparo.

En Vidania los rebeldes intentaron una incursión por tierras de nuestro dominio y los mendigoizales atacaron con tal energía que los requetés se vieron obligados a retirarse precipitadamente.

Los leales se lanzaron en su persecución y han tomado una nueva posición avanzada, bastante más al fondo de nuestras últimas posiciones. Una pequeña conquista muy interesante. La gente se mantiene en nuestras filas con una espléndida moral.


LA ACCION DE ANDAZARRATE
La jornada bélica fué bastante intensa en esta zona. Apenas amanecía se presentó frente a la ermita de Santa Marina una columna carlista al mando de Juan Pablo Lojendio. ¿Se acuerdan los donostiarras de ese mequetrefe que presumía de estadista y hería los tímpanos de sus oyentes con latosas soflamas interminables?

Los carlistas se presentaron vestidos de kaseros, con el propósito de sorprender a nuestros muchachos. Pero ya estamos curados de sorpresas y en nuestro campo no hay quien se fíe ni de su sombra.

El destacamento que guarnecía la ermita se hizo fuerte en ella, replicando con intenso fuego de fusilería al movimiento envolvente de los requetés. La resistencia magnífica de los mendigoizales dió tiempo sobrado a que desde el cuartel general se enviase una columna más nutrida en su apoyo.

Al llegar a las inmediaciones de la ermita los facciosos tuvieron que romper su línea, y los expedicionarios tomaron contacto con los defensores de la posición.

Hubo después tres horas de tiroteo, en

(Pasa a la pág. Segunda)


PERFILES DE LA LUCHA
IRUN: SANTA, MARTIR Y HEROE

ENVIO:
A ti, ciudad de Irún, honra y prez de la ciudadanía española. Penacho glorioso de un pueblo que quiere redimirse. Con toda la emoción fervorosa y rendida de nuestros corazones fraternos.

No basta ya que en el campo de tu escudo rece esa leyenda arcaica y desacreditada: “muy noble y muy leal”. A los timbres preclaros de su limpia historia cívica hay que añadir, desde ahora, estos otros: santa, mártir y héroe.

Eres santa, ciudad de Irún, sagrario inmarcesible de la civilidad hispana. Santa, porque ha vibrado tu espíritu en todas las ansias redentoras. Santa, porque acudiste al sacrificio con la serenidad sonriente de los iluminados. Santa, porque no has reparado en tus propios dolores y quisiste evitar, con el dolor entrañable de tu carne maltrecha, los dolores de los demás. Santa, en fin, porque te unge la emoción mística de un trascendental destino histórico.

Eres mártir, ciudad de Irún, porque has pedecido todos los sufrimientos en defensa de un alto ideal de libertad y de justicia. Eres mártir porque expusiste el rico caudal de tu vida fecunda al bárbaro martirio de una guerra civil sin precedentes. Eres mártir, porque has querido que descargase en tu carne toda la ponzoña de ese áspid retrógrado y bestial que asesina por la espalda al grito de viva Cristo rey. Eres mártir porque queda en ti, con surcos profundos, la huella de un crimen de réprobos. Eres mártir, en fin, porque sabías que tu sacrificio no era estéril, porque estás segura que detrás de tu martirio qeuda abierto un camino de perfección y de reconquista, que todos los hombres de buena voluntad han de recorrer.

Y eres por fin, santa y mártir ciudad de Irún, héroe sin par en la gesta heróica que está escribiendo, con su sangre, el pueblo entero de España, lanzado definitivamente a la conquista de sus propios destinos. De nada sirivió que los nuevos bárbaros acumularan en torno tuyo todo un tremendo aparato de destrucción y de muerte. Al resistir el embate de la más terrible y prolongada acción ofensiva que acaso se haya dado en el curso de la guerra civil, marcaste la posición cimera del heroísmo ciudadano. La pujanza celtíbera ha cobrado en tus defensores una reciedumbre de acero y una dureza de marfil. El ataque enemigo se estrelló, a lo largo de seis días, en la dureza de los pechos ciudadanos, que rasgados a veces por la bala homicida aun tuvieron alientos para exhalar un viva a la libertad.

Después de la gesta, tu vida conserva, santa y mártir ciudad de Irún, su admirable pujanza. Cuando uno cae, otro acude a cubrir su puesto. Esta es la reserva inagotable de la ciudadanía. Los héroes tienen el privilegio de una vida eterna. Así tú, ciudad de Irún, perfil heróico de la civilidad.

¡Arriba los corazones, bravos defensores de Irún! Si un último esfuerzo se os pideira, si un último heroísmo hiciera falta, toda España confía en vosotros, porque sabéis entregar hasta la propia vida en defensa del ideal.

Ya no es España. Es el mundo entero, asombrado de vuestra dureza combativa, de vuestro arrojo sin par, de vuestro heroísmo inmarcesible, de vuestra gesta gloriosa, quien detiene la mirada en ese rincón pequeñito de la tierra vasca, barrera infranqueable donde se apoya la defensa de una civilización.

Pero España, orgullosa de tí porque puede exhibir ante el mundo la altivez de una raza llamada a los altos destinos, te dice:

-Ciudad de Irún, santa, mártir y héroe. Desde hoy eres mi hija predilecta y te acojo en el regazo de mis amores más hondos.


SOLIDARIDAD INTERNACIONAL
DE TODOS LOS RINCONES DE FRANCIA SURGE EL GRITO “AYUDAD A LA ESPANA REPUBLICANA”

París.-Ayer, trescientos mil obreros de París y de la región, con las delegaciones de provincia, se han manifestado en favor de la ayuda solidaria a los defensores españoles de la democracia y de la paz.

Los acuerdos, adhesiones y cartas entusiastas continúan llegando a París, acompañando cantidades para la gran suscripción nacionaly con estas inscripciones: “Ayudad a la España republicana. Suprimid el bloqueo”.

En Marsella y en todos los pueblos de la región se celebran asambleas a diario.

Después de dos grandes mitines centrales del Partido Comunista, se ha constituído en Marsella un Comité de apoyo al pueblo español. Miles de francos han sido recaudados ya por este Comité, que enviará un camión de víveres a España.

En otras zonas se han constituído Comités con el mismo fin.


LOS OBREROS DE LOS TALLERES “RENAULT” HAN RECAUDADO 112.425 FRANCOS
París. – Con un entusiasmo admirable los obreros de los talleres “Renault” organizaron una colecta para sus hermanos que luchan en España.

Hasta el momento han recaudado francos 112.425.

Continuará la suscripción y harán cuanto sea posible en los días sucesivos para que el pueblo español pueda procurarse armas y municiones para la victoria de la democracia contra el fascismo.


EL AYUNTAMIENTO DE SAINT-ETIENNE PROTESTA DEL BLOQUEO APLICADO A ESPAÑA

París.-El Ayuntamiento de Saint-Etienne, en su última sesión adoptó el acuerdo siguiente:

El Ayuntamiento de Saint-Etienne se dirige al Gobierno del Frente Popular y a su presidente, el ciudadano Leon Blum para felicitarle por su acción diplomática que, respetando las leyes internacionales ha conjurado una conflagración europea evitando la guerra.

El Ayuntamiento ratifica al pueblo español el testimonio de solidaridad fraternal, expresa su admiración al presidente Azaña, heroicamente fiel a sus compromisos internacionales; se asocia con todas sus fuerzas a la declaración del 21 de agosto por la Confederación General del Trabajo, intérprete del proletariado francés; protesta con la C. G. T. contra toda operación de bloqueo realizada con desprecio de las reglas internacionales contra el Gobierno legal de España, salido del sufragio universal.

Pide a los obreros de Saint-Etienne que respondan al llamamiento de la C. G. T. y de la Unión Regional de Sindicatos Obreros ratificando su solidaridad efectiva con el proletariado español.

Por último acuerda destinar mil francos a la suscripción general abierta en favor de España.


Las juventudes del mundo en Ginebra

Ayer, día 1.º de septiembre comenzaron las deliberaciones del I Congreso que reune a las juventudes de todos los países. El primordial tema que ha de tratarse es el de la colaboración y ayuda al pueblo español por la grandiosa gesta que supone la defensa de la Libertad, la Paz y la Justicia. Nadie ignora que los combatientes antifascistas de España defienden hoy, con la República democrática, la paz del mundo, la cultura de Europa occidental.

La convocatoria ha sido firmada por todas las juventudes antifascistas del mundo.


Las campanas se fundirán para hacer balas

Barcelona. – Comunican de Figueras que se está procediendo a la recogida de las campanas de todas las iglesias y capillas de aquel término, que serán fundidas, utilizándolas después como material de guerra.

2006 Departamento de Cultura, Juventud y Deporte - Diputación Foral de Gipuzkoa
Logotipo Gipuzkoa.net. Pulsar para ir a la página de Gipuzkoa.net